Comisiones por cobro con tarjeta y cómo reducirlas en tu negocio

Aceptar pagos con tarjeta de crédito implica pagar comisiones por transacción que pueden suponer un gran coste para tu negocio. Te contamos cómo reducirlas.

Image
Es innegable la popularidad de las tarjetas de crédito en las transacciones comerciales; en España, siguen siendo una de las opciones más elegidas, tanto en tiendas físicas como para el comercio electrónico. Sin embargo, su popularidad y aceptación no las exime de tarifas y comisiones que, inevitablemente, repercuten en el precio final que paga el consumidor.Cuando se hace un pago con tarjeta de crédito, el protocolo de pago implica varios pasos e involucra a varios participantes. Primero, el comercio debe solicitar la autorización de pago al banco emisor de la tarjeta. Luego, se efectúa la transferencia de fondos del banco emisor a la cuenta del banco adquirente, que es donde el negocio tiene su cuenta comercial. Y, desde enero del 2021, para las compras online además se debe realizar la autenticación del comprador como medida adicional de seguridad.Vemos entonces que en un pago con tarjeta intervienen varios actores, y que cada uno cobra una comisión por el cobro con tarjeta. Analicemos las repercusiones de este modelo.

¿Qué son las tarifas comerciales de las tarjetas de crédito?

En el comercio electrónico, al igual que en las tiendas físicas, los negocios deben abonar una tarifa comercial para poder aceptar pagos con tarjetas de crédito. Dentro de esta tarifa, el comercio deberá afrontar, como mínimo, las siguientes comisiones:
  • comisión de adquirencia, que es la que cobra el banco del negocio por brindarle el servicio de pago por tarjeta;
  • comisión de red, que es la que cobra la red de tarjetas por ofrecer la infraestructura, y
  • comisión de intercambio, que es la que cobra el emisor.
El banco adquiriente, basándose en todas las comisiones del resto de los participantes, es el que determina el precio final y, por su relación contractual, el comercio solo le paga a este.Cada tarjeta de crédito tiene distintas tarifas comerciales, que dependen de los acuerdos negociados con los bancos de las cuentas comerciales. Por eso, muchas veces, los comerciantes no aceptan todas las tarjetas de crédito, sino aquellas que tienen acuerdos con su banco.

Tipos de tarifas de procesamiento de tarjetas de crédito

Además de la tarifa comercial, el coste por el procesamiento de las tarjetas de crédito puede desglosarse en otras tarifas. Por lo general, cuando un negocio abre una cuenta comercial, debe pagar una tarifa de solicitud. Luego, el comerciante deberá pagar una tarifa anual de mantenimiento de esta cuenta.Cada vez que efectúe un cobro con tarjeta de crédito, al comerciante se le cobrará una tarifa de intercambio por la comunicación entre su banco y el banco emisor para efectuar la autorización y transferencia del pago. A su vez, el banco adquiriente cobra una tarifa de procesamiento por cada transacción con tarjeta de crédito.Los consumidores, por lo general, desconocen estos cargos que se deducen de sus pagos, pero gracias a la aparición de nuevos operadores financieros digitales, ya advierten estas comisiones ocultas y buscan alternativas para ahorrar.

¿A cuánto ascienden las comisiones por transacción de tarjetas de crédito?

En España, si bien ha habido un incremento en el volumen de las operaciones con tarjetas de crédito o débito en el último año, eso no se ha traducido en una eficiencia de costes para los comercios.El Banco de España indicó que el porcentaje medio de comisión por operación a finales del 2021 fue de 0,37 %, y las comisiones establecidas por las entidades bancarias oscilaron entre un 0,32 % y un 0,66 %, según el sector o tipo de establecimiento.Estas son algunas de las razones por las cuales, muchas veces, los comercios exigen una cantidad mínima de compra, o se ven obligados a aumentar los precios de venta, ya que los costes por ofrecer este método de pago son tan altos que las ventas no son rentables.

¿Puedo cobrar la comisión de pago por tarjeta a mis clientes? 

Es fundamental para un comercio entender y conocer los costes de vender con tarjetas de crédito. Esto permite establecer los precios adecuados y no recargarlos con porcentajes al azar que solo le harían perder competitividad y reducir las ventas. Pero quizás te preguntes «¿puedo trasladar parte de las comisiones y tarifas al precio final que pagarán mis clientes?»Si bien no es posible cobrar una comisión por pagar con tarjeta de crédito, algunos comercios optan por imponer una cantidad mínima de compra, otros aumentan los precios para luego ofrecer «descuentos» en los pagos en efectivo y otros buscan métodos de pago alternativos que ofrezcan mejores opciones de transacción, tanto para ellos como para sus clientes finales.

¿Cómo puedo reducir las tarifas de procesamiento de tarjetas de crédito en mi negocio?

Si bien no es posible evitar las tarifas de procesamiento de las tarjetas de crédito, en ocasiones es posible (aunque no fácil) negociar con las entidades procesadoras y conseguir una reducción.Por ejemplo, los procesadores suelen mostrarse más abiertos a aplicar descuentos cuando el negocio demuestra volúmenes altos de transacciones.Sin embargo, muchas empresas han comenzado a optar por soluciones innovadoras a la hora de disminuir los costes de procesamiento de pagos. En la actualidad, están apareciendo alternativas que procesan las transacciones a costes más bajos y permiten ofrecer tarifas más competitivas y mejores experiencias para los clientes finales.

La entrada a escena de los pagos por open banking

A partir de la PSD2, directiva europea que regula los servicios de pago y permite la intervención de terceras empresas, hay cada vez más proveedores de servicios de pago que ofrecen un procesamiento del pago directo desde la propia cuenta bancaria, sin necesidad de utilizar una tarjeta o de realizar una transferencia manual.En este sentido, la PSD2 también fomenta la entrada en escena de proveedores de open banking como TrueLayer. A medida que los consumidores y las empresas abandonan la insatisfactoria experiencia de las tarjetas y sus altas comisiones, la banca abierta gana terreno entre las opciones de pago de los comercios electrónicos. Una de estas opciones es la que ofrece TrueLayer con su API de pagos. El pago se verifica directamente con el banco y los fondos se transfieren desde la cuenta del consumidor directo hacia la cuenta del comerciante.En comparación con los pagos con tarjeta, los pagos de banca abierta son más rápidos, fáciles y seguros. Para el consumidor son más cómodos y fáciles de realizar; tan solo debe seleccionar su banco desde una lista y aprobar la compra mediante reconocimiento facial o huella digital.Además, el open banking resulta más barato también para las empresas, porque no conlleva costes de procesamiento. Los pagos se liquidan al instante, mientras que en el caso de las tarjetas tardan entre uno y tres días. Además, tienen una tasa de conversión de hasta un 40 % superior a la de las tarjetas, porque están diseñados para el mundo digital y móvil, el proceso es menos manual y las tasas de éxito de los pagos son mayores.La PSD2 ha llegado para permitir que los consumidores inicien pagos con cualquier banco de la UE, y los proveedores de banca abierta permiten gestionar los pagos mediante estos métodos alternativos, con tarifas competitivas y costes más bajos que las tradicionales tarjetas de crédito y transferencias bancarias.
Background image
Background image

Contacto

Consulta con uno de nuestros expertos en open banking y descubre cómo transformar tu experiencia de pago de principio a fin.